viernes, 26 de octubre de 2012

Clases finales 2012

Han transcurrido muchos meses de arduo trabajo en las aulas y  llegamos al cierre del proceso Práctica: la concreción de las clases finales.
Todo lo que han vivido y experimetnado tanto en los encuentros y clases con los coordinadores  como en el dictado de las clases, ha dejado en cada uno de ustedes fuertes impresiones. A partir de ellas, están en condiciones de hacer un balance y una reflexión de todo su proceso.
Algunos ya dieron sus clases infales, otros están próximos a darlas y otros deben continuar el año que viene. Todos tienen mucho que aportar y en función de lo que han capitalizado como aprendizajes, los invito a que cada uno comente  en este espacio  las reflexiones y/o conclusiones que hayan efectuado.
 ¡No dejen de intervenir y participar !

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Profes:
¡Hola! ¿Cómo están?, espero que muy bien. Es algo complicado resumir, acotar, el gran y magnífico relato sobre esta gran experiencia, la práctica profesional.
Fue un inicio, en lo más absolutamente personal, complicado. Conocer, y reconocer, a un grupo de estudiantes muy jovencitos, con requerimientos e ideas diferentes a las que tenía, en lo ideal, planificados para ellos. Fue duro, las expectativas personales en el ejercicio de la docencia en ese nivel; hubo oportunidades que por más que la profesora coordinadora (Prof. Rina) me decía que la clase fue buena, no lo sentía –ni percibía- como tal.
La segunda etapa, la residencia, luego del ensayo, empezó de un modo muy especial y particular. El trato, la relación, el intercambio, la interacción mutua entre los adolescentes y yo, como profesor practicante, fue excelente; el poder reír – cuando la situación lo permitía – y el trabajar seriamente han sido dos ejes fundamentales que ejercitamos y practicamos en conjunto.
Es oportuno destacar, de forma resaltante, la labor de mis dos coordinadoras: Prof. Rina y Prof. Alejandra. El calor, la contención y el monitoreo sumamente personal, y puntilloso, de la profesora Rina fue un ejercicio muy provechoso de reflexión sobre y para el ejercicio profesional. La atención, permisibilidad, predisposición y el aliento de la profesora Alejandra, sin dudas, ha sido un voto de confianza en mí, como estudiante a su cargo, que valoro inmensamente. A las dos profes les agradezco, de todo corazón, el esfuerzo, el trabajo y las palabras de aliento que tuvieron al momento de corregir mis proyectos, atender mis consultas – constantes (hasta el hartazgo casi) – y permitirme tomar mis propias decisiones. El valor y el calor humano de ambas ha sido lo que me favoreció ejercer mi tarea con placer y gusto.
Agradezco, también, a la profesora María Elena por sus palabras en la clase que me observó y por los consejos dados para mejorar como profesional en formación. En la clase final, y en la devolución de esta, la descripción y el monitoreo atento que realizó de mi desempeño. Fue muy alentador y motivador para crecer.
Empecé, allá lejos y hace tiempo, las clases de didáctica de la lengua con el pie izquierdo, y hoy, sinceramente, el cambio – gracias a un proceso de maduración – tuvo su gran fruto, que festejo y comparto con Uds. de un trabajo en equipo.
Muchas gracias a Ustedes por hacer de mí un profesional.

Ignacio

Claudia Rojas dijo...

Profes ¡Ya estamos en noviembre, pasó volando el tiempo!Todavía recuerdo (y recordaré siempre) mi primer clase. Aquella que me costó demasiado planificar y llevarla a delante. En ese entonces la profesora Rina hizo milagros para que organizara mis ideas y para que, de a poquito, mejoren. Agradezco muchísimo a la profesora Rina por la paciencia, dedicación.
En la Residencia tuve en cuenta todas las observaciones del periodo anterior. A ellas se sumaron los consejos del profe Marcos. Él me brindó la libertad de decidir varias cosas y estuvo ahí para guiar mis dudas. Le agradezco mucho la seguridad y la entrega que me brindó en este último periodo.
En las prácticas hubo desilusiones, alegrías y aciertos. En mi recuerdo quedarán todos ellos y los consejos de todos los coordinadores.

Celeste dijo...

Quería dejar pasar unos días antes de escribir para tranquilizarme un poco pero lo voy a hacer ahora antes de que me olvide... Recordándome desde mi primera clase hasta ayer, me di cuenta que crecí muchísimo como persona y como futura docente. En ésa primera clase yo no era yo, sino una chica que le temblaba todo el cuerpo y no sabía escribir en la pizarra para fibras; ayer, aunque las cosas no salieron como debían respiré, pensé rápido (como una profesional) y logré salir adenlante, ése fue un logro que empezó con la Profe Alejandra y que espero que se no detenga y se siga fortalecendo. Y aunque (como ya me dijeron) tengo altibajos al momento de enseñar aprendí a que cuando crucé el umbral del aula hay que olvidar los problemas de las personas y del mundo. Esta sí es mi vocación y la descubrí en la adversidad. Las últimas dos semanas de clase fueron las más intensas y las más importantes y aunque hubo enojos y desilusiones todo eso me sirvió para aprender a manejarme como profesional. Sólo me resta agradecer a los profesores coordinadores por los consejoo y felicitar a mis compañeros de práctica. Saludos.

Alejandra Marquez dijo...

Gracias chicos por las palabras de reconocimiento para los distintos integrantes del equipo y, fundamentalmente, por intervenir en nuestro espacio virtual con sus reflexiones sobre el proceso de aprendizaje que han experimentado

Anónimo dijo...

Asking questions are really good thing if you are not understanding something
fully, however this article offers good understanding
yet.

Feel free to visit my weblog: side pain during ovulation